Del proceso me he llevado muchas cosas: el lenguaje y la manera en como nos puede afectar, el como nos decimos las cosas a nosotros mismos y al resto. Visualizar que la persona es un todo formado por muchos aspectos y que el equilibrio entre estos es importante. El bien común para comunicarte más bien con los otros. Ganar tiempo. Poner límites. Hacerse preguntas a uno mismo para tener clara la manera como actuar ante alguien o de una situación. Estrategias para mantener el control y la calma en determinadas situaciones o ante personas concretas, etc.



Anna Busto 32 años, Profesora


Llegue el punto que estaba perdida, desamparada, ausente, bloqueada, apática, ansiosa, me sentía incomprendida, el entorno en que vivía me ahogaba, no me dejaba respirar, quería tirar la toalla.... hasta que dije : basta. Pero, como lo hago para salir de todo esto? Sola ya no tengo fuerzas, necesito recuperar mi identidad y no quiero perderme ninguno más de los momentos que la vida me pone ante mis ojos. Un amigo me habló de Rubén, y pensé: por qué no?


El objetivo lo tenía claro: cambiar. El “cómo” , yo no tenía ni idea y decidí dejarlo en manso de Rubén y que me mostrara con qué herramientas podía trabajar. Confiar en él fue mi primero gran paso para poder cambiar. Lo puso muy fácil: una buena escucha activa, un carácter pausado, sin juicios, respetuoso, simplificando las cosas, haciendo preguntas de aquellas que te hacen pensar, complicidad y proximidad, buscando respuestas diferentes, ágil para adaptar el lenguaje al de los otros, siempre dando ánimos y viendo la oportunidad de aprender a cada instante... Hay momentos que son espectaculares porque en mi vida diaria conectaba con algo trabajado en la sesión y me hacía sentir tanto fuerte... volvía a tener el poder.


El aprendizaje ha hecho posible mis cambios. Cada momento vivido, cada persona con quien compartes un instante, una mirada, un comentario...son oportunidades para aprender. He decidido que quiero continuar aprendiendo cada día y así seré más feliz. Ahora mis objetivos se han multiplicado y sé que los iré consiguiendo despacio, aprendiendo de todo, de todo el mundo y de mí misma. Si quieres, puedes, seguro que encuentras la manera, confía y despacio lo irás viendo..



Laura, 30 años, Profesora


Antes de empezar las sesiones de coaching con Rubén era una persona insegura, sin autoestima, con problemas para priorizar las acciones importantes para mí y con unas ideas muy fijas. Todo ello me llevó a fracasos continuos y a problemas con mi familia.


Por eso conocer a Rubén y su método me hizo ver la vida de un modo diferente, dándome prioridad a mí misma, a ser capaz, a ser valiente, a estar preparada para lo éxitos, a valorar lo que tengo a mi alrededor y a no perder energía con aquello que no está en mi mano cambiar. Ver que había otros caminos que tomar y que la clave del cambio era yo misma, me hizo convertirme en una persona más feliz, más tranquila, más amable... mejor persona. Mi vida ha cambiado por completo, y por aquí quiero agradecerle todo su esfuerzo y confianza depositada en mi.



Montse Almansa, 26 años, Enfermera


Antes de trabajar con Rubén, estaba muy mal, sin ganas de salir adelante profesionalmente puesto que no veía una salida. Estaba convencida de que no servía para mi trabajo. Estaba totalmente desorganizada y además me influenciaba mucho el que pudieran decir los otros. Mi experiencia ha sido muy enriquecedora, puesto que he aprendido sobre todo a valorarme a mí misma y a hacer que todo parezca más fácil. Ahora, continúo trabajando en la misma línea. Sobre todo aprovecho mucho el tiempo puesto que ahora se planificarme mucho mejor. Y además se que soy capaz de hacer todo lo que me proponga. Creo que tu ayuda ha sido vital para salir adelante y creer en lo que hago.



María Ribelles, 43 años, Consultora ING


Tengo la gran suerte de haber llevado a cabo un profundo proceso de cambio y crecimiento en el que he contado con la ayuda y acompañamiento de un gran profesional y persona, como es Rubén Rosell. Su implicación como Coach, va más allá de lo profesional, le gusta ayudar a los demás, es muy honesto, empático y tiene una habilidad innata para hacer que de las situaciones y procesos más duros te conduzcan al mejor aprendizaje y a obtener los mejores resultados de ti misma/o, por eso quiero recomendarle como Coach. El proceso que he seguido con el me ha ayudado a aceptarme, a tomar decisiones, a creer y tener mas seguridad en mi, entre muchas otras cosas. Ha habido un antes y un después en mi vida.



Nuria Sanuy, 50 años, Artista Plástica y Diseñadora Gráfica


Antes de trabajar con Rubén estaba perdida, sin objetivos, con muy poca autoestima, sintiéndome inferior a los otros (lo cual me limitaba en muchas situaciones), tenía tendencia a ser negativa, yo siempre era la última de mi lista, me culpabilizaba y castigaba mucho por las cosas que no hacía bien, tenía una rutina que me absorbía, me levantaba desmotivada, falta de personalidad, no sabía poner límites... Desde la primera reflexión que me hiciste sobre cuando estaba dispuesta a entregarme para hacer el cambio, supe que me estaba embarcando en un proceso que no sería fácil, pero que quería y necesitaba hacer. Me ayudaste a romper esquemas, y día detrás día, me ayudaste a crear de nuevos. Me he sentido acompañada, apoyada, y valorada en todo momento. Siempre me has hecho sentir la protagonista de mis cambios, de mis progresos.


Dos meses después de la última sesión puedo decir que me siento fuerte, optimista, valiente y con un grado de autoestima que ha superado todas mis expectativas. Hay hábitos que he aprendido durante el proceso, y que salen de forma natural; otros momentos tengo que recurrir a los recursos que me habías facilitado. Cada día me aparecen nuevos retos, y me doy cuenta de la gran diferencia que hay entre cómo los habría enfocado hace unos meses, a cómo los enfoco ahora. Cada día más y mejor!



Maite Font, 26 años, Responsable Administración